viernes, 12 de mayo de 2017


Es una ciudad gris, todo el mundo camina con triste, con la cabeza mirando al suelo. Salvo un chico muy colorido que radia felicidad como un sol. Cuando se encuentra con personas les dice algo agradable y les da un color. Pasado un día, todas las personas que tenían color, vuelven a ser grises. El chico piensa que hay que solucionarlo y vuelve a la calle.
Entonces se encuentra a una chica gris y le regala una flor de color. Que al tocarla se desintegra. Entonces le da un abrazo y el chico en lugar de estar colorido y darle color a la chica, se vuelve gris.
Nota una gran tristeza…y piensa que esa ciudad no tiene solución, así que decide marcharse.
Cuando la niña lo ver marchar, llora de pena. Sus lágrimas son de color, al caer transforman lo que tocan en color. El chico lo ve, también llora y sus lágrimas también son de color. Así que rápidamente, decide, volver a la ciudad y con un gran abrazo de los dos desprenden color para toda la ciudad y sus habitantes.

El corto nos habla de la amabilidad, de que hay que ser sensibles con las personas que nos rodean; los pequeños gestos pueden ayudar mucho.
Por otro lado, es importante expresar lo que sentimos, porque así nos pueden ayudar. Y si nos ayudamos formamos una sociedad mejor día a día.

CHRISTIAN CLEMENTE




No hay comentarios:

Publicar un comentario